fbpx

10 mentiras sobre la calefacción

por | Mar 6, 2019

Con la llegada del frío, las leyendas acerca de cómo manejar la temperatura en una vivienda comienzan a ir de boca en boca. Nos hemos propuesto desenmascarar esos falsos mitos que corren por las calles y a aprender a manejar la calefacción de una forma eficiente. 

1. «Si apago la calefacción ahorraré»

Esta es una de las principales leyendas urbanas que suelen ser una máxima entre la gente durante el invierno y que nadie sabe a ciencia cierta si es verdad o no.

Pues ya os decimos nosotros que no. No vas a ahorrar por encender la calefacción unas horas, o por apagarla medio dia. 

La calefacción debe estar encendida siempre; lo que más consume es el apagar y volver a encender la calefacción, porque durante el tiempo que la casa está sin calefacción, la casa se enfría y se consume mas energía calentando la casa más de 10ºC que manteniendo una temperatura suave mientras no estas en casa y luego sólo tener que calentar unos cuantos grados.

Según los datos de la OCU, lo recomendable es bajarla a 16ºC durante la noche, o en los momentos que no estés en casa, y tenerla en torno a 21ºC mientras si estés. Esto supondrá un ahorro del 13%

2. «Ande yo caliente, ríase la gente«

Entonces, ¿debemos subir y bajar la temperatura constantemente?, ¿qué hay sobre la forma de vestir en casa?, ¿qué es lo más correcto?

Por lógica, debes regular tu calefacción y ser congruentes con la estación del año en la que vivimos, no tiene sentido que en la calle haga un frío que pela y que en casa estés en plan caribeño. Una temperatura de entre 21°C y 22ºC en invierno es suficiente, aunque probablemente necesitarás manga larga. 

3. «Ventilar no enfría tanto»

Abrir las ventanas para airear nuestra casa es un hábito muy positivo para mantener una buena salud. El aire de los espacios debe renovarse para que continúe siendo respirable y beneficioso para el organismo. Unos 10 minutos diarios bastan para renovar el aire de una estancia. Cuantas más personas viven en una casa, más tiempo y más veces se debe ventilar.

Estamos de acuerdo que ventilar 4 horas por las mañanas, mientras hacemos las tareas de casa, enfría mas la casa que ventilar 10 minutos solamente cada estancia, con lo que gastaremos más en calentar después. Además, lo ideal es hacerlo en las horas centrales del día, cuando el frío exterior no es extremo.

Resultado de imagen de termostato inteligente netatmo

Termostato inteligente Netatmo by Starck.

4. «El termostato no sirve para nada»

Algunos termostatos comerciales tiene un grado de error bastante grande, sobre todo los que funcionan con una ruedecita (porque regular el grado exacto en ellos es bastante a ojo).

En general, hay que llegar a la temperatura que nos haga estar bien en casa, sin pasarse, es decir, más allá de los grados, está el confort térmico, que también dependerá del tipo de actividad que tengas en casa, la gente que viva en ella, la orientación, etc, es decir, que es muy diferente la temperatura que necesitamos cuando estamos activos en casa que cuando estamos en reposo o en la cama; no es lo mismo estar cocinando, que leyendo en el sofá o durmiendo, ni que seamos dos en casa o la «tribu de los Brady».

Lo ideal sería tener un cronotermostato o termostato inteligente, que haciendo uso del horario, te ayude a regular tu casa en función del uso que le estés dando.

5. «El tamaño del radiador no importa»

Sí, el tamaño sí que importa. Es importante calcular la cantidad de módulos o la superficie que calienta el radiador para cada estancia y el uso razonable que se le vaya a dar.

En general, el radiador, a igualdad de potencia, cuanto más grande es, más grande es la salida de calor, porque da el calor de forma más suave. Si tienes un punto de calor muy concentrado estás generando exceso de calor cerca de ese punto y falta de calor lejos de él. Esto se evita cuanto más grande es el radiador, menos se concentra el calor, y mas uniforme es en la sala

6. «Los radiadores verticales no calientan»

En general, en España, no estamos muy acostumbrados a los radiadores de este tipo, solemos tener horizontales que, además, son de lo más pequeños posibles.

Como ya hemos dicho antes, son aconsejables los radiadores con más superficie. La superficie determina la capacidad máxima de producción de calor de un radiador. Cuanto mayor sea el área de superficie, mayor es el potencial de producción de calor, ya sea en horizontal o en vertical.

En el caso de los horizontales, estos deberían de ocupar el ancho de la ventana. No hay que dejarse llevar por la altura del radiador tradicional. Los verticales deben llegar hasta el techo o hasta el dintel de la puerta. 

7. «El material o la forma del radiador da igual»

El material de fabricación de un radiador no tiene un impacto directo en la cantidad de calor que da hacia fuera. Sin embargo, el material será un factor determinante en la velocidad en la que el radiador se calienta y se enfría. Por ejemplo, el aluminio se calienta rápidamente y se enfría rápidamente, mientras que el hierro fundido se calienta a un ritmo más lento y se enfría a un ritmo más lento.

Por otro lado, la forma de un radiador y su diseño tiene un efecto sobre la cantidad de calor que irradia, pero de nuevo esto se debe a la superficie particular del modelo. Por ejemplo, un radiador tubular con tubos huecos ofrece mucho más área de superficie de un diseño de panel plano sin aletas, ya que el calor puede ser emitido tanto desde el exterior y el interior de los tubos. Así el diseño de un radiador tiene un efecto directo sobre su salida de calor máxima.

8. «El calor no se escapa por las paredes, puertas o ventanas»

De esas tres opciones, por donde más se escapa el calor es por las ventanas. La mejor ventana con certificado Passivhaus pierde incluso más que una pared sin aislante. El segundo sitio por donde más se pierde el calor son las fugas: cada vez que abrimos la puerta de entrada, cuando ventilamos, por las rejillas de la cocina, entre la ventana y el marco, por el hueco de la persiana…

Por eso, no es sólo indispensable elegir un buen radiador, una buena caldera o un termostato inteligente que se regule con el móvil, es fundamental que invirtamos en aislar bien nuestra vivienda, en fachada, ventanas y puertas, porque podemos llegar a ahorrar hasta un 60% en calefacción.

9. «Los cubrerradidadores tapan el radiador pero no el calor»

Aunque entendemos que muchos no os guste ver un radiador a la «vista» lo cierto es que resulta que los cubrerradiadores no son tan aconsejables como pensáis.

Tapan el radiador, si, pero también paran el calor y dejan pasar el aire caliente, es decir mala calidad de calor.

Si el problema es una cuestión estética. un radiador decorativo no cuesta más que un radiador tradicional con un cubre radiador.

Como podrás imaginar, tampoco es conveniente que se tapen con ropa o cualquier otro objeto.

Resultado de imagen de radiador el mueble

10. «El calor azul es mejor que un acumulador eléctrico»

Cuando apareció el calor azul en el mercado, prometía ser una opción más económica y respetuosa con el medio. Sin embargo todo se quedó en promesas porque al final se ha demostrado que no es tan buena opción. Trabaja igual que un radiador de aceite pero calentando otros fluidos.

Al final, tanto el calor azul como el acumulador dependen de la electricidad y de las subidas de éstas en el mercado. Todo aquello que trabaje con resistencias siempre resultará más caro y poco efectivo a no ser que tengas algún método de reducción del consumo eléctrico en tu hogar, como paneles solares o aerogeneradores domésticos.

LO QUE TIENES QUE SABER

  • Hay que regular la temperatura y bajarla durante la noche o cuando no estés, pero no conviene apagarla.
  • Cuida bien las fugas que pueden darse en la vivienda. Mira que cierren bien puertas y ventanas e invierte en un buen sistema de aislamiento.
  • El tamaño del radiador sí que importa. Cuanto más grande, el calor se reparte mejor.
  • Si no te gustan que se vean, es mejor invertir en un radiador decorativo que en uno normal y un cubreradiador. El costo es el mismo y el calor sí se ve afectado.
  • ¡Y nunca los tapes! 

Ahora ya sabes cómo mantener tu casa a una temperatura adecuada sin dejarte engañar por los mitos y leyendas invernales.

Si todo esto no te parece suficiente, desde Carmen González Arquitectura y Diseño podemos ayudarte a que tu vivienda sea más eficiente energéticamente y conseguir un ahorro significativo siendo respetuosos con el medio ambiente.

Imágenes: Pinterest

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =